Reseña Histórica de Rugby

Los ingleses, como el fútbol, el cricket, el hockey y el tenis, trajeron el rugby a la Argentina. Existen testimonios de que, en 1873, algunos socios del Buenos Aires Cricket Club jugaron, en los bosques de Palermo, donde ahora está el Planetario, un partido que era una mezcla entre rugby y fútbol.

rugby1922El rugby se inició en el club en el año 1907 y continuó en 1908, aunque sólo disputó partidos amistosos. Pero, ante la imposibilidad de contar con quince jugadores en forma permanente, el equipo terminó disolviéndose.

Se utilizó una camiseta verde y colorada, a rayas horizontales. Hubo un intento fallido en 1911 y recién en 1916 se organizó una nueva agrupación, ya sobre bases más sólidas, incorporando algunos jugadores de Gimnasia y Esgrima, que se alejaron de su club a raíz de un problema interno.

Jugaron ese mismo año, en forma amistosa, usando una camiseta color rojo punzó, similar a la que utilizaba la Facultad de Medicina de Buenos Aires.

Al año siguiente, 1917, se produjo la afiliación a la Unión de Rugby del Río de la Plata (‘The River Plate Rugby Union”), entidad madre fundada en 1899 y organizadora del Campeonato oficial. En tal carácter se presentó San Isidro por primera vez. Sorpresivamente, dado su novel condición, obtuvo el primer puesto en el torneo, inaugurando así una larga e ininterrumpida serie de triunfos que se prolongó hasta 1930 (13 temporadas oficiales; en 1919 no se disputó).

Al terminar dicha temporada, entusiasmado por el éxito, el doctor Rafael Cullen, entonces presidente del club y gran propulsor de este deporte, convocó a los jugadores con el propósito de elegir para la campaña siguiente una camiseta definitiva. A tal fin solicitó que se le presentara a la brevedad posible tres propuestas distintas.

Cumpliendo su deseo y en un acto totalmente personal, muy propio de su conocido temperamento, eligió la blanca y negra, inspirada en la de un equipo británico de conocida actuación entonces.

Así llegó el año 1918 en que la misma fue estrenada, con la doble satisfacción de un nuevo y resonante triunfo. Se ganó el Campeonato en forma invicta y la “Copa Competencia”.

Este grupo, con los cambios naturales por el correr de los años, logró la extraordinaria hazaña de ganar 13 campeonato seguido.

rugby.19..Dos años más tarde, en 1929, al ganar CASI los cuatro campeonatos que, en ese momento, organizaba La Unión de Rugby del Río de La Plata… Así, al campeonato de Primera, ganado en forma brillante por el equipo capitaneado por Luis Cilley, se agregan los de Segunda, Tercera y Cuarta. En el Torneo de Primera, el equipo ganó en forma brillante los 14 partidos que disputó y marcó un total de 259 puntos a favor, con sólo 31 en contra.

En 1931, el campeón fue el Club Universitario de Buenos Aires, quien interrumpió la serie triunfal y consecutiva de CASI, durante 13 campeonatos. Sin embargo, San Isidro recuperó el liderazgo en 1933 y 1934, después de un solo título del Club de Gimnasia y Esgrima. Comenzó una época extremadamente complicada para el Atlético de San Isidro.

En 1935 se produjo la separación que culminó con la fundación de San Isidro Club. CASI, la vieja institución, debió extremarse para lograr su recuperación. Su rugby no fue ya el más importante y aparecieron otros campeones.
Los síntomas de mejoría aparecieron, primero, en las Divisiones inferiores, donde el Atlético ganó los campeonatos de Tercera y Cuarta, en 1940. El equipo superior también se superó: si bien no se triunfó en el certamen oficial de Primera, el viejo club de San Isidro se impuso en el Torneo “Eliminatorio”.

El Club Atlético de San Isidro era protagonista en todos los torneos de la UAR. No obstante, tuvo que esperar unos años para ganar otro Campeonato de Primera. Fue en 1949 y el título lo compartió con Universitario de Buenos Aires, ya que no existía el desempate.

rugby1943

En la temporada 1954 resurgió, como el Ave Fénix, el Club Atlético de San Isidro. Logró el campeonato y fue el primero de una serie de cuatro títulos consecutivos: 1954/55/56 y 1957.

El viejo Club de San Isidro consiguió 12 victorias, 2 empates y sólo fue derrotado una vez. Era un equipo muy equilibrado, con forwards sólidos, un talentoso medio-apertura (Juan M .Belgrano), centros muy tackleadores y dos punteros oportunos para llegar al try (Arturo Caride y Carlos Ramallo).
Al año siguiente, 1955, la Unión Argentina de Rugby tomó una determinación que nos permitió a los socios del CASI presenciar los mejores partidos. Con la intención de recaudar fondos, se decidió adelantar el cotejo más destacado para los sábados. Se eligió a la cancha más prestigiosa y la más cómoda: la del Atlético de San Isidro.

La Primera repitió el éxito del año anterior e incorporó nuevos jugadores, que se acoplaron perfectamente y le dieron más solidez al plantel.
Este campeón por cuatro años fue un ejemplo para todos los jugadores del viejo San Isidro. El éxito de la Primera trajo muchos chicos a las Divisiones menores y, como consecuencia, la selección fue más exigente. CASI tenía otra ventaja con respecto a otros clubes: su envidiable ubicación permitía que fuera el centro de la vida de los muchachos, quienes iban al club a practicar diferentes deportes Eso les dio una soltura atlética que los rivales no podían conseguir. Así como en otros barrios se hacían “picados” de fútbol, los chicos del Atlético jugaban al “tocado” con la pelota ovalada. Eso les dio una solvencia técnica y de manejo que se manifestaron a partir de 1960, cuando esas destrezas dieron frutos en los “sevens” y en el rugby de 15, con hombres del otro grupo brillante que siguió a los campeones de 1954/55/56/57.

En 1957 fueron incorporados al plantel superior algunos jugadores que contribuyeron al éxito y a la obtención del cuarto campeonato consecutivo. Entre otros recordamos a Marcelo Guyot, Horacio Prebisch, “Bebe” Agote, Adolfo “Negro” Bavio, Horacio Broggi, Alberto “El Tano” Monticelli, Agustín Silveyra , José “Patas” Berro Cantilo.

Esa temporada fue brillante para CASI: Aparte de la Primera, fueron campeones la Intermedia, la Reserva y la Tercera.
El grupo, dirigido por Juan Manuel Belgrano, había mostrado en nuestra patria un rugby diferente, que tenía como premisa principal al ataque y que utilizaba a todos sus hombres para llegar al try.

En los años ’60, el club hoy centenario, vivió momentos de esplendor en el rugby. Tenía una Primera magnífica que desplegaba un estilo ofensivo, donde todos sabían atacar y buscaban el try con fervor. El público seguía masivamente al equipo y, como en otros tiempos, el grito de “Academia!” se escuchaba en las tribunas del CASI.

El comienzo de la temporada 1961 no fue auspicioso pero, después, se recuperó y ganó, nuevamente, el certamen de la UAR. También, como el año anterior, repitieron el éxito en el “seven”.
No le llamó la atención a nadie que se capitalizara otro título en 1962, el tercero consecutivo.

Los éxitos de los grandes los copiaron los chicos: CASI fue campeón, en el año 1962, de Intermedia y Reserva.

Si bien la historia de nuestro rugby tuvo momentos magníficos, el año 1964 fue especial porque se consiguieron todos los halagos y, además, porque algunos jugadores participaron en diferentes seleccionados, donde sumaron lauros a sus campañas.

CASI consiguió 19 triunfos en la temporada 1964 y sólo tuvo un empate. Le sacó 11 puntos de ventaja a Old Georgians, el segundo. San Isidro Jugaba con soltura y apabullaba a sus oponentes con sus ataques, su velocidad y el dominio técnico de sus hombres en el manejo de la pelota. Era, como nunca, “La Academia”. CASI tuvo, además, otro halago en ese inolvidable año 1964: ganó el Seven.

casi_1974En 1967, Belgrano y CASI fueron líderes.
Aparte de compartir el título de campeones de Primera con Belgrano (los dos clubes sumaron 33 puntos, con 16 victorias, un empate y tres derrotas. Les sacaron 10 puntos a CUBA, que quedó tercero), Atlético de San Isidro se dio el gusto de ganar el “Seven” anual, organizado por la entidad madre del rugby argentino. En la final batieron a un especialista del rugby “a siete”: Los Duendes de Rosario. CASI triunfó 21 a 3 y demostró que era el mejor.
El Club Atlético de San Isidro esperó hasta 1974 para ser nuevamente campeón de Primera.

En 1970 fue campeón de Seven.

En 1972, otro éxito en el “Seven” anual de la UAR.

En el verano de 1973/1974 se hizo una gira por Gales y el sur de Francia con la Primera División y un equipo juvenil de Reserva y Cuarta. Así como había sucedido en las tournées previas, los más chicos adquirieron experiencias y se acercaron a los mayores. Varios de los más jóvenes, además, pasaron al plantel superior en 1974, cuando CASI ganó el Campeonato de la Unión Argentina de Rugby, algo que no conseguía desde 1967.

Los internacionales, más los que habían ido al Viejo Mundo con San Isidro formaron un plantel muy sólido. La campaña de CASI en 1974 fue estupenda: sólo perdió un partido (contra Newman 13-8, aun cuando en la revancha lo derrotó 49-6), empató contra Pucará 3-3 (en el desquite superó al club de Burzaco por 46 a 3) y los restantes fueron todos triunfos. Además, venció dos veces a San Isidro Club, el líder en las cuatro temporadas previas. Con esa campaña, CASI fue, otra vez, campeón de primera.

Atlético San Isidro festejó su éxito como ningún otro equipo de rugby. Se organizó una caravana, que arrancó desde la estación de tren y recorrió todo el centro de la ciudad. Hubo carrozas, disfrazados y ¡hasta un elefante participó de la fiesta!. Hubo un “Tercer Tiempo” interminable, pleno de camaradería, donde estuvieron jugadores de todos los equipos de Primera. Un tiempo después, en la “Fiesta de los Campeones”, cuando las autoridades premiaron y honraron a los muchachos, todos lloramos por la emoción y por el estreno de la canción compuesta por Fernando Sustaita y Ernesto Olivera Beccar Varela.

El viejo club de San Isidro fue campeón, también, en 1975 y 1976. Prácticamente, se mantuvo el mismo grupo de 1974.
En 1981, después de algunas derrotas resurgió CASI con un equipo muy sólido, que ganó el certamen y terminó invicto.
Como había sucedido en otras ocasiones, el invicto se mantuvo también en el “Seven”. Ganó en 1980 y 1981. El Atlético de San Isidro eliminó a Los Caranchos, a Hindú, a Los Matreros, a Pueyrredón y a CUBA.
Al año siguiente, 1982, se repitió el éxito y CASI fue nuevamente campeón en el certamen de la UAR.

casi_ferro1985

Tal como había sucedido desde 1971, Atlético de San Isidro y SIC se repartieron los títulos de campeones en los años 1983, 1984 y 1985. San Isidro Club se consagró en 1983 y 1984; el viejo club de San Isidro, nuestro Atlético, fue campeón en 1985.

En las temporadas previas, las alegrías nos las dieron los muchachos de la Intermedia (Campeones en 1982, 1983, 1984 y 1985) y de la categoría Menores de 21 (triunfaron en 1982 y 1983).

La Unión Argentina de Rugby plasmó, en 1985, un nuevo sistema de Campeonato. Hubo una primera ronda; los seis primeros pasaron a una segunda etapa, donde definirían el certamen. Los que lucharon por el título fueron CASI, CUBA, Banco Nación, SIC, Alumni y Pueyrredón. El Campeón fue Atlético de San Isidro, quien superó ajustadamente a SIC, pues sólo le sacó un punto a su tradicional adversario.

gira_1991A pesar de que el viejo y noble club de San Isidro no sumó más su nombre en los campeonatos superiores de la UAR o de la URBA (Unión de Rugby de Buenos Aires: nació en 1995 y, desde entonces, se encarga del rugby porteño y de la organización de los torneos), el prestigio quedó intacto. Las categorías menores prevalecieron en muchos certámenes, tanto en el rugby de quince como en el de siete. Lo único que nos faltó fue un título para la Primera. Pero, en otra competencia de la UAR, se soltó la alegría contenida durante diez años: fue en 1995, cuando el Club Atlético de San Isidro ganó el Campeonato Nacional de Clubes.

A la Unión Argentina de Rugby, cuando se creó la URBA, sólo le habían quedado los torneos entre provincias y las actividades del equipo nacional. Pero había perdido gravitación con los clubes. Entonces crearon el “Campeonato Nacional de Clubes”, con el concurso de los mejores equipos de las provincias y de Buenos Aires.

Nuestro centenario club presentó un formidable plantel, que llegó a la final, después de vencer a Trelew Rugby Club (56-5), a Natación y Gimnasia de Tucumán (34-20), a Atlético de Rosario (31-24) y a Tala Rugby Club de Córdoba (26-16). Esas victorias le permitieron disputar la final contra La Plata, a quien Atlético de San Isidro batió 22 a 9.
Nuevamente se hizo una fiesta plena de algarabía, donde los vecinos de San Isidro tomaron parte, pues una larga caravana del CASI recorrió las calles de nuestra ciudad.

La modorra también desapareció en el “Seven”. CASI, que no triunfaba en el torneo de rugby de siete desde 1981, se impuso en el de 1995.
Después nos quedó el rugby de siete, donde nuestros jugadores mostraron sus habilidades para correr, defender y llegar al try por medio de pases. En 1998, como ya destacamos, el Atlético ganó el Primer Seven Nacional de Clubes.

Las destrezas para el “Seven” se hicieron manifiestas dos veces más: en 1999, cuando el antiguo club de San Isidro ganó el torneo de la URBA. Dos años más tarde, ya en el Tercer Milenio, CASI fue el campeón en 2001.

Así llegamos al año del Centenario, con la pasión y la fidelidad al rugby más firme que nunca. Este deporte, pleno de virilidad y de nobleza, es parte de nuestra esencia. Los jugadores de antes y los de ahora le han dado una jerarquía incomparable, que nos llena de orgullo. Lo mejor, quizás, lo aportan los niños y los jóvenes del CASI de hoy. Ellos corren detrás de esa pelota que pica para cualquier lado con sus ilusiones y sus esperanzas, las que les permite soñar con repetir y superar las hazañas de los hombres que los precedieron. Seguro que no falta mucho para que lo consigan.